Lo Último

MIS PALABRAS







No soy nada más que una falsa imitación 
del que fui en el ayer.

Y el tiempo dejó sus marcas en el brillante infinito
de mis pensamientos haciéndome derramar un grito agónico 
hacia el firmamento cargado de mis propias palabras.

De pronto, el amor y la nostalgia hurgan en mi pasado
como una suave brisa pronta a morir con la noche.

Pero nadie más que ellas con su enorme inmensidad
podrán lograr revivirme a diario para que logre recuperar 
mi pasión por escribir esas letras que me atrapan
convirtiéndose en nuevas palabras...



Publicar un comentario