Lo Último

VAGANDO VA (POEMA)






Vagando va en un sendero gris, mi alma,
y ese espacio es invadido continuamente por la desesperanza.

Vagando va el calor humano que me envuelve en relaciones sin rumbo y que transmiten sensaciones que se convierten pronto en la nada misma.

Vagando van esas vivencias sin emoción, sin llanto, sin sonrisas 
de otros falsos sentimientos que se pierden en un amanecer sin matices, sin colores, sin pasiones desatadas.

Vagando va mi sueño de encontrar la distancia exacta para no verte en cada rincón que habito, en cada instante que seguiré añorando.


Vagando va mi vida sin entender aún tu ausencia...

MUERTE DESPUÉS DE LA VIDA (RELATO)




    ¿Hay vida despuès de la muerte?

   Esta pregunta que todos se hacen fué la obsesión de Ramiro Carrizo y Lautaro Merello desde que se hicieron amigos en la Universidad.
   Los dos estudiaban ciencias y comenzaron a investigar exhaustivamente sobre el tema y cuando se recibieron decidieron montar un laboratorio para dedicarse exclusivamente para intentar develar el gran misterio.
   A ellos se les unió el Dr. Pablo Palacios, una eminencia de la cirugía cardiovascular que pronto quedó impactado por los progresos que los dos científicos habían alcanzado y que lo que terminó por convencer para sumarse al gran proyecto.
   Éste consistía en lograr que una persona al morir siguiera en contacto con la vida terrenal mediante un sofisticado sistema que consistía en implantar un corazón artificial con un dispositivo que les permitiera observar lo que sucedía al detenerse por un espacio prolongado de tiempo y que dicho dispositivo al que se le instalaría una poderosa mini cámara filmara en directo y transmitiera por una pantalla lo que ocurría con el supuesto fallecido.
    Los ensayos realizados determinaron que el ambicioso proyecto de los científicos podría tener éxito aunque necesitaban imperiosamente a un voluntario que se animara a semejante aventura.
   Pero a pesar de sus denodados esfuerzos no pudieron hallar a la persona indicada por lo cual tuvieron que tomar una decición drástica. Secuestrar a álguien para utilizarlo como conejillo de indias.
   Es así que una tarde salieron a buscar a su presa encontrando poco después a un joven de unos veinticinco años que se encontraba sentado en un banco de una plaza totalmente bajo los efectos de un narcotizante. No les fué difícil llevárselo y unas horas despúés el famoso cirujano realizó el transplante suplantando su corazón por el artificial.
   Expectantes, los tres observaban la pantalla esperando el ansiado éxito.
   Pasaron unos minutos e increiblemente el joven apareció en la pantalla un tanto desorientado caminando hacia una luz brillante que se observaba al final de lo que parecía un túnel.
   -Entonces es cierto-comentó el cirujano asombrado.
   -Así es-respondió el científico Carrizo.Hemos logrado nuestro objetivo-¡Lautaro toma el micrófono y llámalo!-. Le pidió a su compañero.
   El científico entonces le gritó al joven.
   -¡Hey tú! ¿Puedes escucharme?  
   El muchacho se dió vuelta y miraba para todos lados sin poder determinar desde donde le hablaban
   -¡Contesta si me oyes!-respitió el científico.
   -Si, lo escucho-respondió finalmente el joven-. ¿Dónde me encuentro?
   -Eres parte de un experimento y por lo que estamos viendo el resultado es muy satisfactorio.
   -¿Experimento? ¿De que mierda habla?
   -Tranquilízate, ya habrá tiempo de explicártelo todo.  Ahora necesitamos que nos relates como es el lugar en el que te encuentras.
   -No entiendo nada-dijo el jóven.
   -Fabricio, asi te llamas ¿Verdad?
   -Sí
   -Solo necesitamos información del lugar y luego te regresaremos.
   -¿Regresarme?
   El otro científico le sacó a su compañero el micrófono y le habló.
   -Fabricio, por favor-le dijo-.Necesitamos que vayas hacia la luz brillante y nos describas todo lo que veas a tu paso. Has fallecido y nosotros podemos ayudarte a encontrar el camino.
   -¿Muerto? ¿Estoy muerto?-. Repitía el joven visiblemente conmocionado.
   -Así es
   -¿Y ustedes quienes son? ¿Enviados de Dios?
   -Algo así-mintió el científico-. Ahora camina hacia la luz.
   Fabricio comezó a caminar como le ordenaron y llegó al final de esa especie de túnel, tenía mucho frío. Al llegar traspasó la luz y desapareció.
   -¡Mierda!-gritó Ramiro-. Lo perdimos
   -Espera un poco-le sugirió su compañero.
   Unos diez minutos después observaron por la pantalla como Fabricio regresaba.
   -¡Ya lo sé todo!-gritó-. ¡Se sorprenderán de lo que he visto!
Los científicos y el médico se miraron uno a los otros asombrados. Ese muchacho sabía todo por lo cual habían trabajado tanto.
   -¡Regresenme ya y les relataré todo!-les gritó.
   -Debemos traerlo de nuevo-sugirió el cirujano.
   -Estoy de acuerdo-respondió Lautaro.
    En pocos segundos, Fabricio abrió sus ojos, echó un vistazo a su alrededor y sonrió, pero de pronto, el médico sacó un arma y les apuntó a los científicos.
   -¿Pero qué hace?-preguntó Ramiro sorprendido.
   -Ahora ustedes irán al otro mundo
   -¿Se ha vuelto loco?-dijo Lautaro.
   -Con ustedes allá sabremos todo lo que ocurre realmente y con lujo de detalles.
   -Sí, se ha vuelto loco
   -Bueno basta de palabras, Fabricio toma el arma
   El muchacho hizo lo que el cirujano le ordenaba, éste mientras tanto se le acercó a Ramiro y lo golpeó tan duramente que logró desmayarlo. Su compañero intentó intervenir pero Fabricio le sugirió que se quedara quieto.
   -Ahora realizaremos un nuevo transplante
   -Solo hay un corazón artificial-dijo Lautaro.
   -Eso no habla bien de ti como científico, veo que no eres tan brillante como creía, robé vuestros ensayos y se los proporcioné a un amigo que rápidamente creó para mi varios corazones de este tipo
   -Eres un maldito
   -Lo soy, ahora esperarás tu turno.
   El cirujano le realizó el trasplante a Ramiro después hizo lo propio con Lautaro y horas después los dos científicos ya se encontraban en el tùnel, pero esta vez al final de éste no se veía la luz brillante, ahora todo era oscuridad.
   Mientras Fabricio observaba la escena, el médico tomó el micrófono y les habló.
   -¿Me escuchan?-les preguntó.
   A pesar del enojo Ramiro respondió.
   -Regrésenos
   -Vean la parte positiva de esto señores, están ante un descubrimiento único, y para investigadores como ustedes esto tendría que ser algo fantástico para poder saberlo todo. ¿No lo creen?
   Los dos científicos se miraron y poco después decidieron seguir adelante. Caminaron hacia el final del túnel casi a tientas y poco después se perdieron ya no pudiendo ser observados en la pantalla.
   El cirujano miraba expectante como se resolvía todo pero la voz de Fabricio lo sacó de su ansiosa espera.
   -No volverán-le dijo.
   -¿Y tú como sabes eso?
   -Por que yo estuve allí-le respondió sonriéndole.
   Dicho esto apuntó el revólver hacia el cirujano.
   -¿Pero qué diablos haces? Te he pagado muy bien por tu trabajo.
   -Es verdad, pero ahora iremos todos a un sitio muy diferente del que cree.
   Fabricio entonces apretó el gatillo matando al afamado cirujano y luego puso el caño en su sien para suicidarse.
   Pocas horas después los cuatro cuerpos calcinados fueron encontrados por la policía. Un vecino había alertado sobre un voraz incendio desatado en el lugar del que no quedó absolutamente nada.

   No se puede retar a lo que Dios ha establecido por que eso se paga con el infierno... 



 
   
 

EL LOCO DE LA MONTAÑA (REFLEXIÓN)

 


   Ascendió lentamente y se tomó varios días para llegar a la cumbre de aquella montaña que había observado tantas veces desde su niñez pero que nunca se atrevió a escalar.
   Y eso que nació y se crió en ese lugar.
   Sus amigos desde muy pequeño lo tildaron de miedoso y cobarde, y aquel niño tuvo que convivir con eso siempre.
   Ahora y después de muchos años, decidió regresar a su lugar tras haber transcurrido veinte años desde su partida a la gran ciudad.
   El pueblo ya no era el mismo pueblo, la gente ya no era la misma gente y la montaña se veía ahora mucho más imponente de lo que la recordaba.
   Soñó con ella muchas noches y los sueños con el tiempo se transformaron en pesadillas.
   Era la razón y luego de muchos esfuerzos lo que lo hizo volver  para terminar de una vez por todas con ese estigma que no le permitía seguir normalmente con su vida.
   Mientras escalaba y en cada posta en la que se detenía para comer algo y dormir el miedo lo acompañaba, lo paralizaba, y muchas veces pensó seriamente en abandonar esa aventura, esa locura que lo persiguió toda su vida.
   Sin embargo, y tras varios días, logró su cometido. Y ya en lo alto de la montaña observó la inmensidad que lo rodeaba y por primera vez en su existencia experimentó un sentimiento de gran felicidad logrando reconciliarse consigo mismo y hermanarse con ella que se había convertido ahora
en su aliada y  nunca más regresó al llano.
   Algunos pueblerinos cuentan que suelen verlo bailando desnudo y cuando intentan acercarse a él, suelta ruidosas carcajadas demenciales que los hacen desisitir de hacerlo.
  Ahora dejaron de llamarlo el miedoso o el cobarde y se convirtió para ellos en "El loco de la montaña"

Moraleja:
"A veces hay que dar ese paso que nos permita alcanzar nuestra cima para lograr ser felices"


 

LA VIEJA CANCIÓN






Una vieja canción me encontró vagando por un mar de recuerdos muy lejanos e imborrables.

Y de pronto, la imagen adolescente de tu rostro vino a mí llenándome de nostalgias y haciéndome viajar por por uno de los momentos más extraordinarios de mi vida.

Hoy, han quedado cenizas de todo aquello y solo escucho la melodía de esa vieja canción que me hizo conmover hasta las lágrimas abrigando un poco a este corazón ya desgastado.

Éste corazón que navega sin rumbo fijo en la tormenta del olvido añorando un ayer que ya nunca podrá volver a renacer. ya no regresará jamás.

Sin embargo, y muy dentro mío, sé que siempre estarás allí, en algún lugar, cada vez que necesite rememorar lo poco que queda de todo aquello que cierta vez me hizo tocar el cielo con las manos...




YA NO MÁS (MICORRELATO)






   Juana salió de su casa decidida a todo. Ya no soportaba más a ese hombre con el que compartía su vida las veinticuatro horas.

   -Ya no más-se dijo para darse fuerzas.

   El río no estaba lejos, apenas unas calles la separaban de él y Juana caminaba decidida y marcando el paso con sus tacones como tanto le gustaba hacer para que los hombres notaran su presencia, aunque en realidad, pocos la miraban por que ella no era muy agraciada que digamos. 

   Sin embargo a Juana eso poco le importaba ya que se habia auto convencido de que era muy bella y que todos esos hombres la deseaban tanto que pagarían lo que fuese por pasar una noche en su lecho. 

   Al llegar al río, se acercó lentamente hacia la orilla, una tormenta se avecinaba por lo cual el oleaje de las aguas comenzó a ser intenso y en tan solo un par de minutos se desató un verdadero vendaval.

   Ella sabía que era el momento y por eso decidió aprovechar el clima para terminar de una vez por todas con lo que tanto ansiaba. 

   Eliminar a ese hombre que no la dejaba vivir en paz consigo misma.

   Cuando llegó el amanecer y la tormenta había cesado, el cuerpo de Juan fue encontrado flotando y sin vida a unos trescientos metros de la costa...

  

EL BORRADOR DE LA MEMORIA (MICRORRELATO)



   El científico loco me colocó todo tipo de cables en mi cabeza. Unas horas antes me había secuestrado cuando caminaba yo por una calle desolada en una noche invernal y con la ayuda de un par de secuaces me subió a una combi y me llevó a su laboratorio para experimentar conmigo.

   Luego de terminar con su faena, cargó unos datos en su computadora y poco despues sonrió ante lo que parecía el exitoso final de su proyecto. 

   Yo lo observaba desde la camilla donde me tenía atado sin entender por que se encontraba tan feliz.

   Pulsó entonces la tecla enter y esperó el resultado, pero sin dudas algo no andaba bien.

   Olvidé mi nombre, el de mis padres, el de mis hermanos, el de mis mascotas, el de mis amigos, a que me dedicaba. En fin, mi memoria parecía haberse borrado como un disco rigido que fue formateado.

   Pero algo falló. Aun recordaba tu rostro y esos ojos color cielo que hicieron que me enamore de ti para siempre.

   Y el científico decepcionado se dio cuenta pronto que contra el amor no hay nada que pueda hacerse...

MADRUGADA






Buscar las respuestas en tu tierna mirada.
Sentir tu cuerpo, adorar tu alma,
es amarte y entender tu calma,
en la noche que transcurre
entre bellas palabras.

Es una historia de amor
que nació en la madrugada...

LLUEVE (POEMA)




Llueve, y las gotas 
 van golpeando en mi ventana
como todos tus recuerdos 
que lo hacen en mi alma.

Llueve, y mi vida va girando
dirigiendose a la nada 
con imagenes que llevan
a recordarte en las mañanas.

LLueve, y me pregunto,
que ha sido de tu magia 
abrigando mis sentidos
en las noches solitarias.

Llueve, y muere el día,
 ya no sirven las palabras,
solo quedan sensaciones
que jamás podré borrarlas.


EL LOCO JUAN (MICORRELATO)




   Siempre se lo veía por la plaza del barrio hablando con vaya a saber que fantasmas. Remontaba barriletes imaginarios y hasta jugaba a ser un héroe de la guerra. La gente lo miraba extrañada y algunos se burlaban de él de forma despiadada. 

   El loco Juan había sido un gran Maestro de escuela, pero de un día para el otro, y al fallecer su hija en un accidente de tránsito, perdió la razón y desde ese día divagaba por las calles del barrio con un aspecto deplorable.

   Cierto día fui a la plaza con Sol, mi hija de cinco años. Mientras ella jugaba en el tobogán, yo me entretenía leyendo el periódico. En un momento alzé la vista y me percaté de que el loco Juan se le acercaba. No sé porqué razón, pero no fui de inmediato a buscarla por el lógico temor a que él le hiciese algo y solo me quedé observando la escena a una cierta distancia. 

   Vi como el loco Juan la tomaba de la mano y la llevaba hasta uno de los tantos columpios y luego de sentarla en una de las sillitas comenzó a hamacarla. Estuvieron así por espacio de una media hora hasta que finalmente decidí acercarme a ellos. 

   Al verme venir, y lejos de intentar escaparse como habitualmente lo hacía cuando alguien se le acercaba, él se quedó en su lugar y me miró fijamente a los ojos unos segundos hasta que me habló.

   -Hola Damián-me saludó.

   Yo me quedé asombrado ya que ése hombre que se encontraba en un estado demencial me había reconocido.

   -Gracias por permitirme jugar con tu hija un rato-me dijo calmadamente.
   -Maestro-expresé-¿Recuerda mi nombre?
   -Por supuesto-respondió-Fuiste uno de mis mejores alumnos.
   -Entonces usted...

   Y cuando quise terminar la frase él salió corriendo y gritando como lo hacía siempre que se sentía acorralado.

   Un par de meses pasaron de aquel episodio y un día me enteré que el loco Juan había fallecido. 

   Siempre me quedará la gran duda de que si en realidad este hombre realmente estaba loco o buscó una forma de abstraerse de la realidad que lo llevaba indefectiblemente a recordar la pérdida de su propia hija...





   

ADIÓS MI VIDA (POEMA)



Ya he olvidado como amarte.

Y a veces siento que aunque permaneces aún a mi lado,
te desdibujas por las noches convirtiéndote en una sombra.

El final se ha desatado, y el amor se apagó de un soplo.

Tus temores y mis dudas nos sobrepasaron,
destruyendo la pasión para convertirla en un frío y cercano final. 

 Ya escucho el sonido del viento helado 
que sale a combatirle al verano para hacerse paso
hacia el otoño del fracaso irreversible 
que no logrará abrigarnos con palabras.

Y presiento que nuestro amor se fue de viaje hacia la nada
ilusionándome con que  algún día volverá.

Pero si eso sucediera, ya sería muy tarde para recuperar
lo que dañamos con tanto rencor.

Es por eso que hoy te digo:

"Adiós mi vida, sé feliz, pero lejos, muy lejos de mi"