Social Icons

Lo Último

EXPERIENCIAS DE UN ESCRITOR AFICIONADO PARTE 2 EPISODIO 4





Unos días después de la áspera reunión con este señor Fulanito II recibí un mail de su Eminencia la Licenciada NG quién habia regresado de su viaje por la estratósfera. 

Evidentemente y ante semejante problema planteado la gran Editora de los demonios buscó la forma de hacerme responsable por los errores que tenía el libro y muy descaradamente por cierto me escribió en un e-mail lo siguiente:

Estimado Señor Iglesias (Ya el Estimado me estaba cansando)

Estuvimos con nuestro equipo revisando los errores que aparecen en el libro y debo decirle con respecto a los capítulos que no se encuentran ubicados como corresponde que usted es el responsable¿? por que al enviarnos su escrito en word no corrigió las medidas requeridas por nosotros que son de 14x20. Esto lógicamente produjo que al imprimirse surgieran los mencionados inconvenientes que son insalvables.

Atentamente 
Lic itinerante para joderle la vida
NG

Para que ustedes queridos lectores entiendan un poco más las pavadas y estupideces que esta "Señora" exponía con tanta caradurez les cuento que cuando cerramos nuestro convenio y en la promoción que ofrecían se aclaraba que todo lo concerniente a la edición, tapa gráfica y revisión general de la obra quedaba bajo la entera responsabilidad de la Editorial. 

Y esto no es un invento mío si no que ellos mismos lo proclamaban como un servicio gratuito al cliente exponiéndolo en su web con bombos y platillos. 

Lo único que no cubría dicha promoción era la correción gramátical y de estilo de la que me hice cargo con creces (aunque ahí también fallaron) pero no dijo ni una sola palabra sobre eso y lo pasó por alto.

Entonces la llamé por teléfono y logré que su Majestad la Reina de las Editoras se dignara a atenderme. Le expresé y racalqué que yo había enviado el borrador para que ellos (luego de tomarse el tiempo que se les antojó) me dieran el ok y también le realicé algunas preguntas:

-¿Cómo puedo ser el responsable de algo que no me correspondía hacer? ¿Y de qué soy responsable? ¿De pasarme en vela corrigiendo noches y noches mi escrito en una copia de galera para nada? Y en cuanto a las medidas ¿Cómo podía yo saberlas? ¿No se dieron cuenta al sacar esa copia que los capítulos estaban mal?  

Pero a su Majestad poco le importaron mis preguntas y muy resuelta se mantuvo en sus dichos, por lo cual le corté abruptamente. 

Igualmente no se la llevó tan de arriba por que una vez más mi mujer intervino y la llamó al instante. Y aunque no pudo evitar lo inevitable puso su pie en el reino como una heroína que ataca al invasor con todo su impetu e incomodó a la Reina de la editoras insultándola un buen rato. 

A esa altura de las acontecimientos y habiendo pasado ya 4 (cuatro meses) del inicio de nuestro convenio y viendo que no recuperaría mi dinero pronto si me echaba para atrás con el proyecto (aparte de estar cansado de las idas y vueltas por todo lo expuesto) Acepté que dejaran todo así y que de una vez por todas imprimieran los cien ejemplares de FICCIONARIAS.

Como si esto fuera poco y ya estando a mediados de Marzo de 2014 pensé que en un lapso no mayor de 30 días tendría en mis manos los ejemplares de mis libros, pero, y como si fuese una obra macabra del destino, su Eminencia me informó que los mismos tardarían unos 45 días debido a razones que no valen la pena comentarles.

Entregado y cansado me dispuse a tratar de olvidarme un poco del tema y me fui de vacaciones con mi mujer 10 dias a la Patagonia Argentina para recuperar fuerzas. Como era la primera vez que viajaba en avión me preocupaba ahora más eso que seguir esperando a los libros. 

El lugar y su gran belleza lograron hacerme olvidar del tema y practicamente dejé de preocuparme disfrutando junto a mi mujer de un viaje maravilloso por aquellas bellísimas tierras. 

Supuestamente los libros estarían listos cuando regresáramos a Buenos Aires ya que segun mis cálculos ya habian pasado más de los 45 días desde que ésta crápula me había dicho que a la imprenta les demandaría el trabajo. 

Pero cuando llamé para poder ir a retirarlos, estos aun no estaban terminados. 

Una más y van...


continuará...





   
Publicar un comentario