Social Icons

Lo Último

EL HOMBRE DE TRAJE NEGRO Y LAS PALOMAS (CUENTO)



   Todos los días un hombre de traje negro se sentaba en un banco del parque Los Andes ubicado frente al cementerio de la Chacarita para darle de comer migas de pan a las palomas.  Al poco tiempo, las aves comenzaron a multiplicarse por miles y poco después tuvo que intervenir el gobierno de la ciudad para intentar ahuyentarlas ya que era imposible que los vecinos pudieran disfrutar del lugar debido a que se topaban con las aves que aparte de entorpecer la vida cotidiana soltaban sus excrementos, muchas veces encima de la cabeza de la gente.

   Las autoridades trataron de persuadir al hombre de traje negro para que deje de darles de comer a las palomas pero éste, lejos de hacerlo, incrementó la cantidad de alimento para las aves y éstas finalmente se hicieron dueñas del lugar no dejando que nadie pueda disfrutar del hermoso parque.

   Enterados de lo que ocurría, los medios de prensa se dirigieron al parque para intentar hablar con el hombre que se negó a a realizar declaraciones y solo continuaba dando de comer a las palomas.

  Y un día apareció la fuerza pública con la orden de un juez y el hombre del traje negro fue  detenido. Al verlo partir en un patrullero, las palomas atacaron en bandada el móvil que a las pocas cuadras chocó contra una columna de alumbrado público.

   El hombre de traje negro salió ileso del siniestro y regresó caminando al parque pero los policias fallecieron en el acto. Al llegar volvió a sentarse en el banco para alimentar a las palomas.

   Esta vez el juez envió al lugar un camión hidrante, una fuerza de choque y rodeó la zona para que los vecinos no pudieran acercarse al lugar.

   -¿No será para mucho?-preguntó una vecina-¿Como puede ser que un hombre haga movilizar a tantas fuerzas?

   El camión hidrante comenzó a lanzar sus potentes chorros de agua que espantaron a las palomas y la fuerza de choque ingresó al parque deteniendo nuevamente al hombre de traje negro. Lo subieron ahora a un camión del servicio penitenciario para ser trasladado a tribunales, pero a las pocas cuadras, nuevamente las palomas atacaron al vehículo que terminó chocando contra un árbol.

  Cinco guardias terminaron heridos de gravedad pero increiblemente el hombre de traje negro volvió a salir ileso y regresó caminando al parque para seguir alimentando a las palomas.

  La situación ya era insostenible, entonces el gobierno decidió ahora terminar abruptamente con la situación y le solicitó al ejecutivo nacional que interviniera., estos enviaron dos aviones caza que luego de que la zona fuera despejada en un radio de 5km a la redonda bombardearon el parque los Andes destruyéndolo casi por completo.

  Poco después se hizo presente el ministro de seguridad para constatar los daños colaterales y si se había solucionado el problema con el hombre de traje negro y las miles de palomas.

  Pero cuando ingresó y para su sorpresa, el tipo estaba allí sentado sin haber sufrido daño alguno y rodeado de miles de palomas que al ver al funcionario comenzaron a rodearlo teniendo éste que ser protegido y desalojado del lugar por temor a un ataque.

   Unas horas después de reunirse con el presidente de la república, el ministro brindó una extensa conferencia de prensa explicando al pueblo sobre todo lo actuado.

   -Hoy a las 700am procedimos a realizar el ataque sobre el peligroso delincuente de la plaza y sus plagas, las palomas.
   -¿El problema está resuelto?-preguntó un cronista.
   -Lamentablemente no.
   -¿Y qué harán al respecto?
   -Hemos solicitado la ayuda de la ONU para poder solucionar el grave problema. Nosotros lamentablemente no podremos hacerlo.

   Mientras esto ocurría el hombre del traje negro se levantó de su asiento y comenzó a caminar entre las ruinas del parque en dirección al cementerio de la Chacarita, poco después ingresó en él y nadie lo vio nuevamente.

   Las palomas también desaparecieron al instante que el hombre del traje negro dejó de alimentarlas y una de las tantas leyendas urbanas que comenzaron a circular tiempo después cuenta que en realidad el extraño personaje era un enviado de la muerte y las aves, almas humanas que se estaban entregando a su suerte para una antesala del juicio final...

   El parque los Andes fue reconstruido pero a partir de los episodios acaecidos en el lugar se montó una guardia las veinticuatro horas del día para vigilarlo por si acaso...

 

     

 
Publicar un comentario