Social Icons

Lo Último

EL ACTOR (CUENTO)

   



   

   El actor aguardaba cerca del camarín que compartía con sus compañeros que un asistente de la producción viniera a buscarlo.
   Mientras lo hacía, bebía una copa de un vino barato que adquirió un par de horas antes en un supermercado chino de su barrio. La copa también la había comprado allí.
   El actor tomó su teléfono móvil y discó el número de su mujer que se encontraba embarazada y a pocos días de dar a luz a su primer hijo.
   -Hola amor-la saludó con voz suave.
   -¿Como estás vida?
   -Bien, esperando para saltar al escenario
   -Estarás fantástico como siempre 
   -Tú lo dices por que me amas
   -No es solo por eso, eres un grande de las tablas
   - Me vas a ser sonrrojar
   Ella emitió una carcajada para luego desearle nuevamente lo mejor a pesar de que la obra estaba en cartel desde hacía más de un año y no necesitaba decirle nada.
   -¿Cómo está nuestro bebé?
   -Hoy particularmente patea mucho, es como si supiera que su padre hará algo que dejará boquiabiertos a todos
   -Bueno, deja de adularme, ya debo irme. Le dejo mi teléfono a Clara,la asistente, por si necesitas algo, te amo
   -Yo también querido.
   Al cortarse la comunicación el actor se quedó pensativo, como en trance, y siguió bebiendo el vino barato hasta terminar de vaciar la botella. A pesar de encontrarse un tanto mareado pudo controlarse y siguió esperando el llamado para salir a escena.
   Él no era ni por asomo un gran actor pero se defendía correctamente, en cambio el principal protagonista de la obra, que era también el productor general, lucía espantoso, pero con el dinero que aportaba podía montar un espectáculo en donde se le antojara si así lo deseaba.
   Un asistente le anunció al actor que debía subir al escenario. Éste se levantó lentamente de su asiento y sintió que todo le daba vueltas aunque pronto se le pasó y ascendió las escaleras que lo depositaban en él. 
   El telón aún estaba cerrado por lo que aprovechó para observar a cada uno de sus compañeros. Algunos se arreglaban su atuendo y otros repasaban la letra en voz alta.
   La primera actriz lo miró de reojo y le sonrió tímidamente, hacía unos meses que eran amantes. Ella era la esposa del productor de la obra por lo cual si se enteraba del affaire el actor perdería su trabajo.
   Los tres salieron a escena ante los tibios aplausos de una platea que lucía semi vacía. 
   La obra se llamaba "El divorcio" y el actor cumplía el papel de un abogado que intentaba salvar el matrimonio de sus dos mejores amigos, era una adaptación libre de la "Guerra de los Rozes" por lo cual, y si bien había puntos en común, ésta no terminaba con la muerte de la pareja si no que el muerto era el abogado.
   Al llegar la escena de ese trágico final algo cambió. El actor debía recibir sendos disparos por parte del matrimonio y caer al suelo moribundo pero hizo caso omiso a esto y en cambio arremetió contra el productor. Todos los que intervenían en el espectáculo 
se quedaron atónitos ante este suceso y no podían creer lo que veían. El actor lo tomó del cuello al productor que intentaba zafarse sin lograrlo. 
   Dos asistentes ingresaron para intervenir pero no 
pudieron detenerlo y éste terminó asesinando a su jefe y compañero de tablas.
   La actriz solo observaba la escena con la boca abierta mientras en la platea el público intentaba comprender si lo que sucedía era algo real o era parte de la obra.
   El actor se desembarazó de los asistentes, se arrodilló y comenzó a dialogar con el público
   -Esta mujer que ven ahí es mi amante, y también la esposa del actor al que he asesinado, ya no soportaba más la presión de tener que compartir mis sentimientos por ella con otro. Además tengo esposa y un hijo en camino que no se merecen a un ser despreciable como yo.
   La gente lo observaba atónita y en silencio, nadie le gritó nada, solo seguían escuchando una historia que aún no sabían si era algo irreal o parte de la actuación.
   Entonces, el actor se puso de pié y se hizo visera con su mano derecha ya que un potente seguidor de luz lo enfocaba de frente.
   -¡Yo no merezco vivir!-gritó llorando. 
 Entonces tomó un cuchillo que desenvainó de su espalda y se lo clavó en el estómago.

Y el telón se cerró, todo era parte de la obra que había concluido...


"Entre la realidad y la ficción hoy solo hay un pequeño paso"
      
Publicar un comentario