Lo Último

FILOSOFÍA COTIDIANA

 


 Ya no me elijas, lo entiendo, pero tampoco te conviertas en un espectro en mi camino. Muéstrame tu rostro, dame tus manos, emerge del silencio.Te estaré esperando hasta que alguien me haga dar cuenta de que ya no vale la pena.  Y quizás en ese momento entienda y alzando los brazos al cielo gritaré por tu vida,  lloraré por la mía.

Algo se desató ayer, quizás no vi venir a los gigantes de la noche que irrumpieron  violentamente devastando mi serenidad, mi razocinio, mi propia alma. logrando que ya no puedas inventar aquellos tiernos juegos llenos de filosofías cotidianas sencillamente brillantes  que tanto me encantaban. 

Esas filosofías cotidianas que aún giran en torno a mi y lo seguirán haciendo por el resto de mi vida.



Publicar un comentario