Social Icons

Lo Último

MI EXPERIENCIA (REFLEXIÓN)

 




   Hace dos años pasé un momento difícil, y cuando menos me lo esperaba.

   Algo nuevo apareció en mi vida, algo que no comprendía, algo que no llegaba a asimilar.
 
   De pronto mi vida cambió, perdí en un instante toda mi seguridad, parte de mi razocinio, ya no era el mismo, alguien me acompañaba en silencio. Fué como si mi propia sombra se hubiera despegado de mi cuerpo transformándose en un demonio que me dominaba.
 
   Entonces me sentí perdido, confundido, abrumado, desnudo y por primera vez en mi vida tuve miedo a morirme.  Me di cuenta que ya no dependìa de mì mismo y eso me produjo tal conmociòn que perdì el rumbo.
 
   Visitè a especialistas que me realizaron todo tipo de estudios y cada vez que estos salìan negativos sentìa una tremenda frustraciòn por no saber lo que padecìa.
 
   Varios meses pasaron hasta que un neuròlogo dio su diagnòstico:
   -Usted sufre de ataques de ansiedad y pànico.
 
   A partir de ése instante y sabiendo a que monstruo invisible me estaba enfrentando comenzó una lucha que al principio fué desigual ya que me tomaba por sorpresa cada vez que se le antojaba y yo sentía que no lograría nunca dominarlo. Tuve miedo a morirme, me angustié, y hasta pensé que me volvería loco en poco tiempo. Todo era oscuro, todo era interminable y nada parecía tener solución.
 
   Pero sí la hubo, y fue comenzar a escribir de nuevo. Le puse mucho énfasis a cada letra que tipeaba, a cada frase, a cada oración, y sobre todo tuve el apoyo de mi mujer Claudia que cuando perdía las ganas de seguir me obligaba a volver a intentarlo.
 
   Y todo cambió....

   Pasaron unos meses y llegaron las buenas nuevas. Pude controlar al Señor Pánico(así lo bauticé) Mis relatos comenzaron a fluir de una manera impensada y muchos de ustedes los elogiaron, aunque debo confesarles que yo seguía sin creer en mí mismo como escritor.
 
   Pero cierto día una prestigiosa Editorial eligió mi cuento "LA TIENDA DE LOS SUEÑOS" para publicar un libro con otros autores y pocos meses después otro de mis cuentos "EL ARTÍCULO 15" formó parte de otra obra. Entonces me esforcé aun más por corregir mis errores y me incentivé para seguir intentándolo.
 
   Mientras tanto, "El Señor Pánico" se hacía presente con menos frecuencia y eso se debió en gran medida a que le puse todas mis fuerzas a la escritura.
 
   Lo peor habìa pasado...

   En Febrero de 2016 me anoté en un taller literario que lanzó la Municipalidad de Tres de febrero através de la Subsecretaría de Cultura. De allí se eligirían varios cuentos para realizar un libro en homenaje al maestro Ernesto Sabato. No todos seríamos elegidos, y yo, y sin saber porqué no deseaba presentarme.  Pero una vez más, mi mujer me obligó a que enviara mi trabajo.
 
   No tenía la menor idea sobre el tema que iba a desarrollar en mi cuento pero finalmente lo escribí y lo presenté el último día de admisión.
 
   Pasaron un par de meses y al ver que no llegaba ninguna notificación pensé que mi cuento no saldría elegido, pero me equivoqué, y "GRACIAS A ROSITA" (mi cuento) fue seleccionado junto a otros 37 autores para esa obra.
 
   Mi alegría fue inmensa ya que la misma fué presentada nada más y nada menos que en la FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE BUENOS AIRES.
 
   Yo, un simple escritor aficionado había llegado a las ligas mayores y eso me colmó de tanta felicidad que supe en ese momento que mi lucha contra "El Señor Pánico" comenzaba a definirse a mi favor aunque, claro está, solo es una batalla, por que la guerra continuará por mucho tiempo.
 
   Deseaba compartir esto con todos aquellos que sufren este y otros males sociales y decirles que se pueden dominar ya sea (como me ha pasado a mí aferrándome a la escritura) o a alguna otra pasión que tengan y que traten de desarrollarla con todas las ganas, las fuerzas y la pasión por que es la mejor terapia que puede ayudarlos a no caer en el abismo como me ha sucedido en carne propia.
 
   Si a alguien le ha servido leer mi experiencia será más que suficiente y sentiré que he ayudado con un granito de arena a quién o quiénes lo necesitan, y eso de por sí será un motivo más de felicidad para el que les escribe.
 
   Atentamente
   El gallego rebelde
   jorge O. Iglesias
 

 
Publicar un comentario