Lo Último

LA REBELIÓN DE MIS DUENDES



En estos últimos días estuve escribiendo nuevas historias como siempre ayudado por mis queridos duendes que aparecen de pronto y sueltan las ideas que luego las comparto con todos ustedes.

Pero ayer Gerónimo, uno de ellos, se plantó delante mío y con sus brazos en jarra me habló.


- Tenemos un planteo que hacerte-dijo con cara de pocos amigos.
- Te escucho amigo
- Estás terminando mal las ideas originales que te damos
- ¿Cómo es eso?-pregunté mientras me tomaba un sorbo de café.
- Terminas las historias de forma trágica y eso no nos gusta demasiado
- Es que bueno-traté de explicarle- Hay veces que a los lectores les gusta un poco todo eso, el drama, la muerte. Tú sabes
- Eso no es cierto, también les encantan los finales felices, y desde hace un tiempo no vemos ninguno
- Es verdad, debo reconocerlo ¿Pero que quieres que haga?
- Cuenta una historia un poco menos dramática ¿Quieres?
- Lo intentaré Gerónimo ¿Algo más?
- Si. agradece más a tus lectores y sobre todo a los del google+y twitter, ellos te han brindado todo su apoyo desde que desembarcaste en la comunidad.
-Pero si lo hago todo el tiempo

El Duende jefe puso cara de no estar muy de acuerdo con eso y me lo hizo saber.

- Hazlo más, ellos tambien necesitan de tí.
- Prometo que lo haré
- Gracias, ah, una cosa más
-¿Otra cosa más?
- Si
- Adelante, te escucho
- Déjanos más galletas, tus gatas nos están comiendo las nuestras
- De acuerdo-dije sonriendo.


Pensarán queridos lectores que estoy loco. ¡Y en verdad lo estoy!
Aunque en mis lapsus de cordura (este es uno de ellos) quería agradecerles por acompañarme, leer mis escritos y que me dejen ser parte de todos ustedes a los que considero mis amigos...




FIN
Publicar un comentario