Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 43





La ONU se declaró en sesión permanente, el conflicto desatado en Sudamérica producía una brecha que hasta el momento no podía ser cerrada y el camino a la tercera guerra mundial parecía un hecho irreversible. Se realizaban reuniones permanentes entre los representantes de los paises para tratar de acercar a las partes e intentar desesperadamente una solución pero nadie parecía tener al menos una idea clara de como detener el desastre que se avecinaba. Los Norteaméricanos ya estaban en las costas de Chile y desde allí planeaban ingresar al territorio argentino. Su idea era la de imponer su presencia y derrocar al gobierno de facto del tirano Álvaro Suárez. Mientras esto ocurría, en la Intendencia de San Carlos de Bariloche, bastión del tirano. Jeremías Díaz se enteraba del descubrimiento de los científicos.

-Jeremías, estás en el futuro virtualmente y podrás moverte  con soltura sin que puedan dañarte -comentaba Pedro el sabio-

-El tema es cómo poder sacar de aqui a Tomás y a Guarino el sabio sanos y salvos
-Haremos un traslado para Tomás pero deberás custodiar a Juan Manuel. Si logras esto llévalo a la montañosa para que pueda instalarse en el Edificio tecnológico. Allí está el Trasladador del tiempo y el podrá contactarse conmigo
-Muy bien. Entonces inicie el proceso
-Lo haremos a la brevedad. Deja a Tomás  alli y vete con Guarino

Jeremías le explicó todo a Tomás. Desató al tirano y salió hacia la escalera tomándolo del cuello y apuntándole a la cabeza. Detrás de ellos los seguía Guarino.


-Despejen el camino o mato a su Jefe -les ordenó a los soldados- 


Estos se hicieron a un lado. Los tres hombres caminaron entonces hacia la salida mientras eran apuntados por los guardias.


Los Británicos comenzaron a invadir el Norte de Brasil. Sus planes eran luego ocupar tambien Paraguay, Uruguay y unificar sus fuerzas en Buenos Aires con el ejército que había derrotado al O.P.L.U. en General Pico La pampa. Pero no contaron que allí los esperaba un grupo de más de treinta mil hombres de los ejércitos de la OTAN que se unieron en apoyo de los Norteamericanos. Los Británicos contaban con que estos se mantendrían al margen del conflicto pero no fue así y de esta manera no pudieron lograr lo que  planeaban. 

El comandante en Jefe del Reino Unido informó de la situación al Primer Ministro Grant.

-Señor-le dijo- La OTAN esta aquí para detener nuestro avance

-Nos han traicionado
-Aguardo sus ordenes para iniciar el avance
-Mantenganse en sus posiciones pero no ataquen. En breve tendrá nuevas ordenes
-Si señor

Jeremías, el tirano y Guarino rodeados por los guardias caminaron hacia la salida. El viejo Líder pidió un auto y este fue estacionado en la entrada. Poco después se subieron a él. 
Guarino tomó el volante mientras Jeremías iba en la parte trasera tomando del cuello al tirano y apuntándole con su arma en la cabeza.

-Relájate-le dijo-Haremos un largo viaje


El gobierno Británico realizó una protesta formal ante la ONU y también en la OTAN por intermedio de su canciller. Lejos de escuchar sus reclamos las naciones le exigieron al Reino Unido que retire sus tropas del territorio sudamericano y que inicie la instancia de diálogo para solucionar el conflicto inmediatamente. Grant, acorralado informó al Monarca de la situación y éste estalló.

-¡Reuna a las dos Cámaras Primer Ministro! Necesitamos de ellos para seguir avanzando con los planes trazados
-Pero Majestad iremos a una derrota segura. Los países de la ONU y la OTAN han sido muy claros y firmes con su postura al respecto 
-Arbitre los medios para lograr apoyos ¡Somos Gran Bretaña demonios! 
-Lo que me pide es algo casi imposible. Es cosa juzgada
-No haga que cambie mi opinión sobre usted Grant
-Haré lo que pueda
-¡Hágalo entonces!

Los guardias irrumpieron en el depósito del tercer subsuelo pensando que Tomás aún estaba alli con Sheppard pero el joven Líder había desaparecido. Liberaron al británico inmediatamente y éste se hizo cargo de la situación.


-¿Saben algo de Suárez?-le preguntó a un oficial.
-Se lo han llevado de rehén
-Eso ya lo se idiota ¿Averiguaron su destino?
-Lamentablemente no
-¡Imbéciles! comuníqueme con mi comandante en Villa la Angostura
-Si señor

Jeremías, Guarino y el tirano llegaron a la montañosa y se dirigieron directamente al edificio tecnológico. Alli y extrañamente no había guardias y pudieron ingresar sin problemas.

-Profesor -dijo el Líder- Le dejaré mi intercomunicador para que pueda contactarse con Pedro el sabio
-¿Usted que hará señor?
-Me ocuparé de esta lacra y volveré por ti pronto

El viejo Líder ató al tirano y lo introdujo en la parte trasera del auto. Tomó el volante y arrancó. A pocos metros se encontró con un control militar.


-Ahora comprobaré si lo que me dijo Pedro el sabio es verdad-se dijo-










    


Publicar un comentario