Social Icons

Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 42

Jeremías apuntaba con su arma directamente a la cabeza del Tirano. Este sorprendido intentó tratando de no ser visto por el viejo Líder abrir el cajón de su escritorio. Allí guardaba su revólver.

-Dejen sus manos donde pueda verlas -Les ordenó-Y vengan hacia mí lentamente con las manos en la nuca.

Álvaro y Sheppard acataron lo que se les pedía.

-Ahora dense vuelta lentamente y arrodillense. Si veo un movimiento extraño les disparo
-No tienes escapatoria.-dijo el Tirano.
-¡Cállate y haz lo que te ordeno!-gritó Jeremías.

El viejo Líder posó el caño de su arma en la cabeza de Álvaro y le dio otra orden

-Iremos ahora a buscar a Tomás y a Guarino
-Te repito. No podrás escapar
-Eso ya lo veremos, harás lo que te pido. Cruza tus manos en la espalda

Las fuerzas Británicas atacaron al ejército del O.P.L.U cerca de la ciudad de General Pico en La Pampa y les produjeron una gran cantidad de bajas.
Talamonti visiblemente preocupado por la situación llamó a los Comandantes que acudieron inmediatamente a verlo en su tienda de Campaña.

-Señores -les dijo- Esto es una verdadera carnicería. Hoy murieron más de cuatrocientos soldados nuestros y ya no podremos resistir mucho más. Antes de que nos aniquilen, sugiero que pactemos una rendición

El silencio de sus pares fue la respuesta que el General tomó como una afirmación y tomó la decisión que no deseaba.

-Lamentablemente hemos perdido la guerra señores. Hicimos todo lo que pudimos ahora solo nos queda esperar

Jeremías ató por la espalda a sus rehenes y los tres salieron por el pasillo dirigiéndose hacia el tercer subsuelo de la Intendencia. Lugar donde estaban Tomás y Guarino. Dos guardias intentaron interponerse en su camino y el viejo Líder les ordenó que no intervengan.

-Despejen el área señores o los mato-advirtió.

-Hagan lo que les piden-ordenó Álvaro.

Inmediatamente los soldados se hicieron a un lado y dejaron el camino libre.
Pocos momentos después llegaban al lugar indicado. A su alrededor un centenar de guardias comenzaron a llegar y Jeremías les exigió que se retiraran. Los tres descendieron por las escaleras que conducían al tercer subsuelo y entraron en uno de los depósitos. Alli se encontraron con Tomás y el sabio Guarino que estaban maniatados y amordazados.

-Liberalos-ordenó el viejo Líder al tirano.

Tomás sorprendido por ver a su suegro soltó una frase

-Señor. Usted aquí pero...
-Es una larga historia joven amigo


El joven Guarino corrió alocadamente hacia su maestro. Había descubierto algo grandioso.

-¡Profesor!-exclamó- Por favor acompáñeme, quiero mostrarle algo
-¿Pero que pasa Juan Manuel?-contestó Pedro el sabio-Ahora estoy ocupado monitoreando a Jeremías
-¡Venga por favor!

Los científicos se dirigieron hacia otro sector del laboratorio. 

-¿Qué quieres mostrarme?
-Observe los signos vitales del Líder
-¿Pero como puede ser? Es como si estuviese ¿muerto?
-Pero no es así
-¿Entonces?
-Al enviarlo al futuro se ha producido una especie de fenómeno que logró que el Líder se convirtiera en alguien virtual
-Explícate
-Se lo simplifico. El Líder se encuentra en ese lugar pero en realidad el Trasladador produjo que se convirtiera en alguien virtual por lo tanto y sin saberlo hemos creado un nuevo adelanto para el Trasladador del tiempo
-Es increíble ¿Pero cuáles fueron las causas de esto?
-Aun no lo sé con exactitud profesor pero Jeremias podrá moverse a diestra y siniestra como le plazca y si intentaran por ejemplo dispararle no podrían herirlo ¡Es fantástico!
- Avisemosle. Le será de gran ayuda en estos momentos.

Jeremías, Tomás y Guarino aún estaban en el depósito del tercer subsuelo planeando la forma de escaparse. El Tirano y su socio fueron maniatados y amordazados.


-Lo más dificil ahora será salir de aquí-comentó el viejo Líder.
-Será dificil escaparnos-contestó Tomás.

De pronto se escuchó la voz de Pedro el sabio por el intercomunicador que Pedro el sabio le había colocado a Jeremías.

-Profesor ya era hora-dijo el viejo Líder.
-Jeremías hemos descubierto algo que podría ayudarte en tu misión
-Lo escucho

Talamonti envió el mensaje al Comandante Británico solicitandole el cese de fuego para pactar una rendición. Este aceptó de inmediato y un día después los hombres del ejército del O.P.L.U se entregaron al enemigo. 
Informado el Rey de los últimos acontecimientos solicitó la presencia del Primer Ministro Grant quién acudió inmediatamente al Palacio de Buckhingam.

-Lo cité para que envie de mi parte un gran reconocimiento a nuestra Armada por el rotundo triunfo alcanzado en tierras Argentinas

-Será un placer Majestad
-Ahora deberemos seguir nuestro avance para invadir el resto de Sudamérica
-Se hará segun los planes trazados
-¿Alguna novedad de los Norteamericanos?
-Ese es un gran problema por cierto. Sabemos que ya están en territorio peruano y marchan hacia Chile
-Me imagino que ya hemos enviado refuerzos hacia allí
-Así es. Veinte mil hombres han llegado esta mañana a las costas de Brasil
-¿Y que dice nuestra comandancia?
-Ocuparemos ese territorio en breve 
-Excelente. Mantenganme informado
  

Publicar un comentario