Social Icons

Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 39

El Concejo del O.P.L.U. no estaba de acuerdo con Tomás Andreoli quién ofreció su rendición a cambio de que se respetaran los derechos de los soldados que le respondían y luego de una reunión mantenida con el Comandante Talamonti se decidió seguir adelante con la guerra. Este se reunió con su par brasileño a las afueras de la ciudad de Bahía Blanca que ya era dominada por los Británicos.
Dos días después de reunir las tropas atacaron al enemigo mediante bombardeos sostenidos realizados por la fuerza Aérea y también con incursiones por tierra intentando avanzar para tomar posiciones claves. Los Británicos respondieron a las agresiones repeliéndolas con su batería antiaérea que produjo un importante daño a las aeronaves Leales que sufrieron la pérdida de diez aviones en el término de pocas horas. 

Bien entrada la noche un llamado despertó al nuevo Primer Ministro Británico Grant. Era el presidente de los Estados Unidos. El mandatario del Reino Unido lo atendió inmediátamente.

— Presidente Brady—saludó el inglés—Qué sorpresa ¿Puedo ayudarlo en algo?
— Dejémonos de ceremoniales Grant usted sabe cuál es el motivo de mi llamada, ¿Por qué no han acudido aún a la reunión extraordinaria propuesta por la OTAN?
— Como sabrá, hemos tenido problemas internos que devinieron en un juicio político a nuestro ex Primer Ministro
— ¿Por qué reanudaron las acciones en Sudamérica?
— Solo estamos preservando nuestros intereses. La región está muy convulsionada y principalmente Argentina. Allí hay una división en el poder y nosotros apoyamos a quién nos parece más conveniente.
— Poner seriamente en riesgo la estabilidad de Sudamérica aliándose con ese loco de Suárez solo nos traerá dolores de cabeza a todos sin contar que ya estamos padeciendo una fuerte presión por parte del O.P.L.U. exigiéndonos una inmediata intervención. Nos costó muchísimos años lograr una buena relación con ellos y ustedes lo están tirando por la borda.
— Quiero pedirle que entienda nuestra posición Brady. No tuvimos alternativa. El gobierno liderado por Andreoli pactó en secreto con Peterson para que las Falkland vuelvan a ser dominadas por Argentina. Ése fue el motivo de su destitución y por lo cual volvimos a incursionar en la región. El O.P.L.U. apoyó decididamente ese proyecto y es por eso es que tuvimos que retomar las acciones
— Grant, no me tome por estúpido. Usted y yo sabemos perfectamente que cuando nos conviene realizamos este tipo de operaciones para consolidarnos como potencias. Esta no es la excepción. Pero hay un detalle que se les ha pasado por alto. Siempre nos han consultado antes de emprender algo así pero ahora ni siquiera han informado a nuestros socios sobre sus planes y todos en la OTAN hemos convenido darle un corte al problema.
— ¿Escuché mal o me está amenazando en nombre de la OTAN?
— Solo le estoy advirtiendole para que su gobierno se comporte adecuadamente si no…
— ¿Si no qué Señor Brady?
— Usted sabe la respuesta 


Álvaro, enterado de los últimos acontecimientos ocurridos en Bahía Blanca donde el ejército del O.P.L.U (Organización de Países Latinoamericanos Unidos) había decidido seguir adelante con el conflicto armado a pesar del pedido de Tomás Andreoli, lanzó un ultimátum exigiendo la rendición.

El Líder por su parte dirigió a sus hombres hacia Bariloche para entregarse al Tirano pero fue intervenido en Confluencia por las milicias comandadas por Valentín Pardo. Éste había sido enviado por Talamonti para intentar persuadirlo de que desistiera de su propósito de entregarse y que se les uniera para reforzar la retaguardia de las fuerzas leales.

   Señor—expresó Pardo—He sido enviado por el Comandante para intentar convencerlo de su decisión
   Valentín—contestó el Líder—Sé de las buenas intenciones de Talamonti y el O.P.L.U. pero trato de evitar muertes inútiles. El enemigo tiene el apoyo de una gran potencia como el Reino Unido y eso ha producido que estemos rodeados. Nuestros informantes me dicen que ya han ingresado al territorio por Chile
y pronto estarán aquí. No poseemos la fuerza ni los elementos necesarios para hacerles frente.
   No los enfrente entonces, esquívelos y reúnase con los nuestros que están resistiendo estoicamente en Bahía Blanca
   Sería alargar la agonía querido amigo
   ¡Señor!—gritó Pardo—¡Usted es nuestro Líder! aparte están llegando refuerzos desde México, Venezuela, Colombia y Costa Rica para ayudarnos
   ¿Lo soy? He fracasado amigo mío. Jeremías era el verdadero Líder y yo fui el responsable de su muerte por haber priorizado volver al pasado para ver a mi madre. Él me lo advirtió y no lo escuché, por eso estamos sufriendo estas consecuencias.
   Reconozco que su decisión al respecto no ha sido la acertada pero déjeme darle un consejo. Siga adelante. Estoy seguro que Jeremías le hubiese dicho que luche hasta el final. Yo creo en usted. El pueblo cree en usted. Solo falta que usted crea en usted mismo

Se hizo un silencio en la tienda de campaña, el Líder visiblemente afectado se quedó unos momentos mirando hacia la nada. De pronto miró a Pardo y le dijo.

   Llame al Comandante Talamonti y dígale que me le uniré en Bahía Blanca. ¡Guardia! —Gritó.

Un soldado ingresó rápidamente y se colocó en posición de firme.

   Vaya a buscar al Jefe de tropa y dígale que acuda a mí inmediatamente
   ¡Si Señor!
   Trazaremos un plan para evitar al enemigo

Publicar un comentario