Social Icons

Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 15

Tomás llegó al laboratorio instalado en la casa del padre del joven Guarino e inmediatamente se reunió con Pedro el sabio que una hora antes lo llamó para que acudiera a verlo. La cara de preocupación que tenía  el sabio fue un golpe certero para el ánimo del Líder.

   Profesor, ¿Qué sucede?
   Malas noticias amigo mío. El problema es más serio de lo que pensamos.
   Explíquese por favor
   Según Guarino, el haber venido tú a nuestro tiempo y tener contacto con diferentes personas de tu pasado ha producido una avería en el Trasladador del tiempo que no permite que allá puedan ayudarte a regresar
   ¿Entonces?
   Nos demandaría años dilucidar cuál puede ser la causa de esto aunque trabajáramos las veinticuatro horas del día.
   ¿Usted me está diciendo que no pueden enviarme al futuro?
   Sí que podemos hacerlo. El tema es cómo lograr que estés en la fecha y año exacto sin causar daño alguno ni arriesgarte a que si no tenemos el éxito quedes suspendido en una realidad paralela
   No entiendo
   Guarino te lo explicará

Al igual que en el futuro Guarino hizo con Jeremías el joven Guarino mediante papel y lápiz le graficó detalladamente que podría suceder. El Líder derrumbado en una silla se tomó la cara con sus manos y lamentó su suerte.

   Deberé resignarme a seguir aquí por siempre —comentó—
   No quiero darte falsas expectativas pero seguiremos trabajando—pronunció Pedro el sabio—
   Se lo agradezco. Regresaré a mi pueblo. Si surge algo ya sabe…
   Te avisaré al instante.

El comandante Talamonti fue llevado ante el tirano Álvaro quién lo recibió en la casa de gobierno. El experimentado militar iba esposado y custodiado por dos oficiales del ejército.

   Buenas tardes General, es un placer conocerlo personalmente
          —saludó el tirano con ironía—
   Lamentablemente no puedo decir lo mismo—contestó Talamonti en el mismo sentido—
   Cómo sabrá tendrá que responder ante la justicia
   ¿Justicia? ¿Usted me habla de justicia? no sea hipócrita
    Así es, recibirá un juicio justo pero antes necesito formularle algunas preguntas
   No le diré nada
   Sólo quiero saber dónde está Guarino el sabio. Fuimos a buscarlo al edificio de Ciencia y tecnología ¿Y adivine qué? no estaba allí ¿Alguna idea de su paradero?
   No conozco a esa persona —mintió el comandante—
   Yo creo que sí y le ofrezco un trato. Me dice dónde ubicarlo y seremos benevolentes con usted perdonándole su vida aunque claro está deberá purgar condena. ¿Y General?
      ¿ Que me dice?
   No conozco a ese Guarino
   Lo dejaré que trate de recordar y enviaré mañana a buscarlo ¡Llévenselo! —Les ordenó a los oficiales—

Guarino el sabio llegó a duras penas a Buenos Aires y se dirigió a la vieja casa de su padre que milagrosamente se conservaba en pié aunque estaba casi en ruinas luego de aquella revolución del año 2015. Cuando estalló aquel conflicto huyó con su madre hacia la montañosa siguiendo al Líder junto con tantos otros sobrevivientes incluyendo también a Pedro el sabio. Trabajó con su maestro muchísimos años y luego de la muerte de éste quedó a cargo de controlar y seguir mejorando al Trasladador del tiempo logrando finalmente terminarlo. Al entrar, lo atrapó un sinfín de grandes y queridos recuerdos pero también la tristeza que sintió el día que tuvo que marcharse. Caminó entre los escombros antes de hallar la tapa que ocultaba al subsuelo onde se encontraba su laboratorio.Tuvo que despejarla de piedras, ramas y tierra que la ocultaban. Luego de un rato largo finalmente pudo lograr su cometido y abrirla. Se introdujo y descendió por la escalera. Increíblemente y salvo por cierta suciedad y mucha humedad en las paredes "su lugar" estaba intacto.  Antes de irse había previsto retirarle al Trasladador clonado por él varias partes insustituibles que permitían su funcionamiento. De esta manera y si lo descubrían les llevaría años o quizás nunca poder utilizarlo. Le sacó las grandes mantas con las que lo había cubierto y sacó de un maletín que llevaba tres piezas que fue ensamblando en cada lugar correspondiente. Encendió la máquina y ésta se puso en marcha. Milagrosamente estaba intacta. Cargó una serie de coordenadas y datos tratando de  realizar un ensayo. Tomó una esfera y la colocó en un círculo perfectamente dibujado en el piso. Introdujo el día. La hora y el año exacto en el que Tomás fue enviado al pasado y pulsó el botón rojo.

Un oficial ingresó por la puerta principal a la gobernación dónde el presidente Álvaro Suárez recibía en el salón azul al embajador de Gran Bretaña, quién le estaba presentando sus credenciales. El militar esperó pacientemente a que todo terminara y se acercó al tirano.


   ¿Revisaron el edificio? —preguntó el Presidente—    
   Sí señor, hemos hallado el Trasladador del tiempo allí
   Perfecto
   Pero hay un problema
   ¿Problema? explíquese Coronel
   Le faltan tres piezas que son esenciales para su funcionamiento
   El profesor Ormaechea lo solucionará. Es un científico brillante
   Es que ahí redunda el inconveniente
   ¿De qué habla?
   Según él llevará años poder diseñarlas salvo que encontremos a Guarino
   Maldición: Busquenlo si es necesario bajo tierra pero tráiganlo a mi
   Sí señor, ¿Algo más?
   Lleven a Talamonti a mi despacho en treinta minutos

Guarino observó como la esfera desaparecía y esperó alguna reacción del equipo pero éste se comportaba sin presentar falla alguna. Esto lo esperanzó ya que se dio cuenta de que podría trabajar como lo había hecho en el edificio de ciencia y tecnología para intentar re-
gresar al Líder. No contaba con demasiado tiempo antes que los tiranos pudieran descubrirlo así que primero tendría que cambiar su aspecto para no ser reconocido y después aprovisionarse para poder subsistir varios días o quizás meses sin moverse del lugar que sería de ahora en más su escondite.

El primer ministro británico anunció a la prensa que planeaba viajar a la Argentina para tener una reunión bilateral con su par de ese país.En realidad iría a buscar algo que le habían prometido a cambio de su apoyo incondicional al nuevo régimen. 
El trasladador del tiempo.
Publicar un comentario