Social Icons

Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 9

Jeremías y Talamonti se reunieron en la capital de la montañosa horas después del atentado. Aún estaban conmovidos por lo sucedido y entre los dos trataban de encontrar una explicación pero íntimamente sabían que lo que sospechaban desde hacía mucho tiempo ya era una realidad palpable.

   Deberemos extremar aún más la seguridad. Esto se está complicando minuto a minuto Expresó el comandante—
   ¿Cuál es su plan? —preguntó Jeremías preocupado por la situación—
   En principio seguiremos reforzando la zona del puerto de Buenos Aires. Me han informado que podrían sucederse ataques y un intento de los Británicos de invadirnos.
   ¿Y con la seguridad interior que haremos?
   He dado órdenes precisas a Diéguez para que se ocupe de eso. En principio aumentaremos la custodia de su familia. Deberá tener mucho cuidado ya que evidentemente el enemigo pretende dar un golpe de efecto y que mejor para ellos que Usted para lograrlo.

Mientras los dos hombres platicaban ingresó un oficial de rango al recinto y los interrumpió.

   ¿Qué pasa Coronel? —Preguntó Talamonti—
   Señor, debemos evacuar este edificio, tenemos la firme sospecha de que el lugar será un blanco para el enemigo

   Vamos entonces.

Tomás y Pedro el sabio se dirigieron al laboratorio del científico para intentar buscar una solución y así poder lograr que el joven Lider regrese al futuro. 
Tres sistemas computarizados estaban controlados por varios hombres de ciencia que controlaban celosamente el funcionamiento del trasladador del tiempo. Uno de ellos era Guarino y Pedro el sabio se le acercó para dialogar con él. Quizás su gran inteligencia pudiese ser la clave para adelantar los tiempos y de esa manera tener el éxito esperado.

   Buenos días profesor —saludó el joven científico—
   Guarino, necesito de tu ayuda para resolver algo complejo
   Estoy a su disposición ¿ Que necesita?

Pedro el sabio le explicó detalladamente lo que sucedía, Guarino lo observaba en silencio y esperó pacientemente a que su maestro concluyera. Al terminar, esperó unos minutos y luego dijo algo sorprendente.

   Tengo algo que revelarle profesor —dijo el joven sabio—   
   Te escucho
   He trabajado sin usted saberlo en forma paralela utilizando parte de su trabajo sobre el Trasladador del tiempo

Pedro el sabio no supo en ese momento si reprenderlo o abrazarlo por lo que escuchaba. Sabía que su alumno era inquieto y con una sed de de investigación insaciable pero nunca se imaginó que esto se plasmara en él con tanta celeridad.

   ¿Y a que conclusiónes has llegado? —Le preguntó—
   Si se modifican ciertos parámetros y se recalculan los procesos de materialización podríamos obtener resultados positivos en los traslados y además de esto no solo tendríamos éxito para enviar personas al futuro sino que también al pasado.
   ¡Sorprendente! —Exclamó Pedro el sabio— ¿Podria Usted mostrarme su trabajo?
   Por supuesto
   ¿Dónde lo tiene?
   En mi laboratorio
   ¿Usted tiene uno?
   En realidad pertenecía a mi padre
   No perdamos más tiempo entonces. Iremos ya mismo

El Coronel que había alertado al comandante Talamonti del posible atentado no se equivocó, poco después de evacuar el lugar se produjo una gran explosión que dejó en ruinas al edificio gubernamental. El viejo Lider mientras observaba el desastre a una distancia prudencial sintió que debía intervenir activamente y se dirigió al Canal de Tv de la ciudad. Debía alertar al pueblo para que estuviesen preparados para resistir a un nuevo y desconocido enemigo.
  
Alvaro enterado del éxito que habían tenido sus hombres al perpetrar los primeros atentados respiró hondo y sonrió. Se sirvió una copa de un excelente vino francés y luego de dar el primer sorbo llamó a su secretario privado y le dio una órden

—Prepara mi equipaje —le ordenó— Volvemos para Argentina  
Publicar un comentario