Lo Último

EL LIDER 2 CAPITULO 8

Paula daba un paseo por el parque de su casa que era de idénticas dimensiones a la que tenía su padre. Sus viviendas estaban a muy corta distancia y momentos antes había ido a buscar a los perros para que la acompañaran. Al pasar saludó a un grupo de guardias que estaban apostados en la puerta y que eran los encargados de la seguridad del Líder y su familia. Estos patrullaban diariamente el perímetro por órdenes expresas dadas por el Comandante Talamonti aunque últimamente y debido al poco movimiento que se observaba en la zona varias veces eran invitados por Jeremías a tomar un refrigerio con él. Eso seria fatal. Con el pretexto de reparar una antena digital, tres operarios se presentaron una mañana y trabajaron sin demasiada vigilancia en los techos de la vivienda. En realidad eran hombres de Álvaro que fueron a colocar tres potentes explosivos. La joven caminaba a unos doscientos metros de su casa cuando se produjo la explosión. Fue tal el impacto que ella fue arrojada varios metros y las viviendas linderas incluyendo la suya sufrieron rotura de vidrios, caída de mampostería y en varios casos hasta la voladura de techos. 

Poco después la casa de Jeremías comenzó a incendiarse y varias dotaciones de bomberos acudieron al lugar. Varios soldados murieron y otros sufrieron graves heridas.
De mílagro la chica no sufrió heridas de consideración salvo un aturdimiento y varios golpes. Su padre quien estaba en la Capital de la Montañosa regresó de inmediato alertado por la policía e inmediatamente llamó a Talamonti quien se encontraba en la Pampeana ultimando los detalles para el envío de tropas a Buenos Aires.

   General —Expresó— He sufrido un atentado en mi casa
   ¿Usted y su hija están bien?
   Sí, pero esto es un desastre
   Esto es más serio de lo que pensaba, lo veré esta noche en la Capital
   Lo espero entonces.

Tomás le preguntó a su prima por Pedro el sabio mientras se retiraban luego de finalizado el sepelio de su tio. La chica le indicó quien era y se lo presentó. Luego de saludarse el joven le pidio hablar.

   Señor —Dijo  el Líder— Parecerá extraño lo que voy a decirle pero usted y yo ya nos hemos conocido
  
El científico lo observaba extrañado pero a la vez muy interesado en lo que el muchacho le comentaba.

   ¿Dices que me conoces? no creo haberte visto nunca
   Usted me envió en su Trasladador del tiempo hacia el futuro
--- Es verdad. Tu tío me pidió que lo hiciese pero algo falló y…
  
Pedro el sabio no podía creer lo que estaba sucediendo. Miró a Tomás fijamente a los ojos y exclamó.

   ¡Has regresado a tu tiempo nuevamente!
   Así es, estuve en el futuro y sé que sucederá de aquí a treinta años
   Es fabuloso
   Lo es, pero hay un gran problema
   Te escucho
   Al trasladarme a esta época su invención debe haber sufrido un fallo ya que Guarino…
   ¿Guarino?—preguntó el sabio sorprendido— Lo acabo de elegir entre cien estudiantes   para que colabore conmigo. Es brillante y con un gran porvenir.
   Lo es. Perfeccionó su máquina y ahora se puede viajar también hacia el pasado
   Estupendo, pero si él te envió ¿Qué pasó conmigo?
   Usted falleció en el año 2045
Publicar un comentario