Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 7

Tomás subió al tren y se dirigió al mismo vagón. Tomó el mismo lugar como aquella vez y trató de dormirse pero no pudo.Intentaba provocar el mismo efecto que lo había traslado hacia el futuro pero est no ocurrió como esperaba. El viaje fue normal y en ningún momento notó cambio alguno que le diera aunque sea una mínima esperanza de regresar. 

Se levantó y recorrió cada vagón buscando a Paula pero no hubo caso. Volvió entonces a ocupar su asiento hasta que finalmente llegó a Buenos Aires luego de varias horas de viaje. Aquella urbe a la que solo conocía por TV se le presentaba ante él imponente y con infinidad de construcciones de todo tipo. Vehículos de diversos portes y gente. Muchísima gente que iba de un lado para otro moviéndose alocadamente como si fuesen todos unos autómatas.

   Esto es mucho para mí—Se dijo—

Luego de tratar consultar a varias personas las cuales muchas de ellas ni siquiera se detuvieron para contestarle, logró gracias a un vendedor ambulante que se apiadó de él averiguar como llegar a la casa de su tio. 

No tuvo que recorrer un gran trayecto ya que ésta estaba en el barrio de Recoleta que se encontraba bastante cerca de la estación de trenes. Cruzó una gran plaza que le llamó la atención por lo grande que era pero que además estaba llena de puestos callejeros que vendían desde bijouterie hasta juguetes pasando por artistas que realizaban retratos y hasta otros que leían el futuro. Por un momento Tomás pensó en consultar a una mujer que tiraba las cartas pero pronto se dio cuenta de que seguramente eso no lo ayudaría a resolver su problema y siguió su camino. Cruzó por una gran avenida y poco después ya estaba frente al gran edificio donde residía su padrino. Tocó el timbre de su número de departamento e inmediatamente después de anunciarse le abrieron la puerta. Tomó el ascensor y fue hasta el noveno piso. Al abrirse la puerta salió de él y quedó encerrado en una antesala a la vivienda. Del otro lado, otra puerta de estilo ingles permitía el ingreso. Esperó solo unos segundos y ésta se abrió. Inmediatamente su prima Muriel se le colgó del cuello saludándolo efusivamente. No se veían desde que eran unos niños y la chica siempre recordaba cuando acompañaba a su padre al pueblo y pasaba largas horas con su querido primo jugando. Sin embargo esta vez no se habían encontrado en un momento feliz y al separarse Tomás notó que su prima estaba llorando.

   Papá murió hace tres horas —dijo ella con tristeza— Esperaba ansiosamente a que pudieras llegar
    Lo siento mucho—se excusó él apesadumbrado—Lo intenté pero
no pude hacerlo
  Ya no importa eso. Lo bueno es que al menos podrás despedir sus restos
   ¿Cuando lo sepultaran?
   Mañana a las diez
  
Álvaro realizó un llamado a su principal asistente quien esperaba ordenes para poder actuar. Este siniestro personaje era en realidad un viejo camarada suyo y había intervenido en la guerra civil acaecida dos años antes y pudo mantenerse  en el país gracias a un alto funcionario de la Iglesia.que intercedió por él en aquel momento logrando su libertad.

   Hola Elbio—saludó el tirano—
   Que bueno escucharlo Señor ¿Novedades?
   Haremos el primer ataque
   Perfecto ¿Cual es el objetivo?
   La casa de Jeremias Diaz en la montaña



Publicar un comentario