Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 2

Tomás siempre pensó en su madre, aun cuando su vida transitaba en las turbulentas aguas del desconcierto. Por eso deseaba volver al pasado para contarle que estaba bien y que todos los sueños que ella y su hermano el abogado habían tenido eran realidad y que él se transformó en el Líder que esperaban. Igualmente ciertos riesgos podría correr por esta aventura ya que y como le dijo el sabio el Trasladador del tiempo aun no estaba perfeccionado en esa función. Volvió esa misma tarde a su casa que estaba ubicada cerca de la de su ahora suegro Jeremías y al arribar este lo estaba esperando enterado ya de sus intenciones de utilizar el equipo y no estaba demasiado de acuerdo con ello haciéndoselo saber directamente.

—Hola Señor—Saludo el Líder—
—Tomás. Debo hablar contigo. ¿Tenes un minuto?
—Por supuesto, acompáñeme a casa y charlamos

Los dos hombres caminaron desde el helipuerto hasta la vivienda que se encontraba a unos trescientos metros de allí, mientras lo hacían disfrutaban de los diferentes aromas 
de las flores silvestres de todo tipo que habitaban en esos parajes y del canto de las varias especies de aves que surcaban el cielo a diario.

—¿De qué quería hablarme? —Pregunto Tomás—
—Paula está preocupada. Me contó que estabas planeando utilizar el Trasladador del tiempo para volver al pasado
—Es así, deseo ver a mi madre
—Es razonable. Ella quedó viviendo en otro tiempo y tu estás desaparecido para ella pero también sé que la maquina no ha realizado aun ningún ensayo de ese tipo
—Pues seré el primero en probarla entonces
—Sabes que no me meto en esas cuestiones pero debo darte un consejo
—Hágalo
—Se están viviendo momentos en que me parece que arriesgarte a una aventura de semejante magnitud podría ser contraproducente.
—¿De qué habla?
—Ya estoy enterado de lo que está pasando en la zona de exclusión de las Malvinas y mi experiencia me dice que algo no está bien y que podríamos sufrir un nuevo ataque Tirano
—Aun no sabemos qué tan seria es la cuestión pero igualmente tenemos al mejor hombre al mando y a Usted para apoyarlo
—Tomás, debes entender de una vez por todas que dependemos de tu liderazgo. Yo me he retirado para que te hicieras cargo de todo
—Y lo hice
—Si, pero supongamos que algo falla y no puedes volver a nuestro tiempo eres ahora responsable de todos nosotros y…
—Lo siento, pero no hay marcha atrás

La madre de Tomás estuvo más de quince años buscándolo y solicitando mediante marchas. Presentaciones en los medios y denuncias para  que su hijo aparezca con vida. Finalmente falleció en el año 2028 sin poder lograrlo. 

El Profesor Guarino le advirtió al  joven Líder que si intentaba ver a un fallecido podría causar un desastre de insospechadas consecuencias astrales y convinieron que solo le dejaría una carta explicándoselo todo. Es así que diez días después Tomás se dispuso a realizar el viaje. Esa mañana discutió acaloradamente con Paula y se fue de su casa dando un portazo. Antes de subirse al helicóptero que lo esperaba echó un vistazo y vio a Jeremías que a lo lejos lo observaba. Levantó su mano a modo de saludo y su suegro hizo lo propio pero levantando el pulgar en señal de aprobación aunque no estaba de acuerdo.

El Joven Líder subió a la nave y dio orden al piloto de partir.

—Despega ya —le dijo, mientras seguía observando a su suegro
Publicar un comentario