Lo Último

EL LÍDER 2 CAPÍTULO 10

Guarino estaba feliz de poder compartir sus experimentos con su maestro a quién admiraba profundamente. Paralelamente, él diseñó un Trasladador del tiempo pero con varios cambios fundamentales que pensaba transmitírselo en breve tiempo y aunque Pedro el sabio al principio mostró cierto enfado por su ocultamiento tuvo que rendirse ante semejante muestra de sabiduría de su discípulo. Los tres hombres ingresaron al laboratorio que se encontraba en el subsuelo de la casa del padre del joven científico. La vivienda no estaba habitada y él solo utilizaba esa parte de la casa para realizar ensayos y nuevos experimentos. Pedro el sabio observó asombrado como una réplica exacta de su máquina se encontraba en el lugar. 
El discípulo esperaba pacientemente que el maestro diera su veredicto y éste lejos de felicitarlo lo reprendió

   Tendría usted que haberme solicitado permiso para realizar esto—le dijo con gesto adusto 
   Perdóneme profesor, le pido disculpas. Es que mi avidez por la investigación investigación…
   Su ímpetu es admirable Guarino—interrumpió el sabio— pero éste proyecto es muy serio y peligroso. Si cae en manos equivocadas podría ser letal para la humanidad
   Vuelvo a pedirle disculpas
   Está bien, más tarde hablaremos de esto. Muéstreme ahora que es lo que tiene

Tomás observaba en silencio la conversación sin intervenir pero expectante. El joven Líder comenzaba a ilusionarse debido a que una puerta se abría en su horizonte para poder regresar al futuro. Los dos científicos comenzaron a trabajar luego de que el jóven discípulo le transmitiera a su maestro todos los datos sobre lo que estaba investigando. Pasaron unas cuantas horas hasta que Pedro el sabio salió de su concentración por un instante para recomendarle al Líder a que fuera a descansar un rato. Les demandaría-según le dijo-mucho tiempo el poder dilucidar algunas cuestiones que podrían ayudar a utilizar con éxito el Trasladador del tiempo y así intentar enviarlo nuevamente al futuro sin cometer errores que podrían ser fatales para la misión. 

Un tercer atentado se produjo ésta vez en la provincia de la Grande. Desconocidos atacaron el cuartel general de los Leales aprovechando que que el grueso del ejército marchaba hacia Buenos Aires. Talamonti informado de la situación le pidió al General Diéguez (Jefe de la policía) que reforzara la zona con sus hombres y que se realizaran controles estrictos de ingreso y egreso de la capital. Jeremías por su parte dio un mensaje a la nación para tratar de tranquilizar a los ciudadanos aunque les pidió que estuvieran preparados ante la amenaza de un nuevo golpe Tirano. También les recalcó que no sería conveniente realizar ningún tipo de manifestación en apoyo a las autoridades ya que podría ser contraproducente y quizás aprovechado por éstos para producir agitaciones.


El primer ministro británico brindó una nueva conferencia de prensa para interiorizar a la opinión pública sobre lo que se estaba realizando para salvaguardar los intereses de su nación en el atlántico sur.

   Señores—comenzó diciendo— nos han llegado informes precisos provenientes de Argentina que hablan de un conflicto interno que comenzó a desatarse en la noche de ayer. Tres atentados consecutivos produjeron victimas y destrozos en varias zonas de aquél país por lo que creemos seriamente que es inminente que se produzca una nueva Guerra civil como ocurrió hace dos años. Por lo tanto nuestro gobierno realizará en breve un nuevo movimiento de su Armada para extender el área de exclusión y así proteger nuestros intereses en ese continente.
   Primer ministro—interrumpió un periodista—¿A cuántos kilómetros estará ahora el área de exclusión?
   Bordearemos las costas del Rio de la Plata
   Pero eso es lisa y llanamente violar la soberanía de varios países—comentó otro hombre de prensa—
   Sólo será mientras el conflicto interno perdure

Un murmullo se escuchó en la sala hasta que una periodista de Brasil realizó una pregunta que incomodó al funcionario inglés.

   ¿Ustedes están apoyando a los sediciosos comandados por Álvaro Suárez?
   No más preguntas 





Publicar un comentario